Canal RSS

Naturaleza de la verdad, objetividad y realidad

Publicado en

Naturaleza de la verdad

Generalmente la verdad es definida como los acontecimientos vistos desde una perspectiva objetiva, es también un hecho que se afirma como real, sin embargo por naturaleza humana cada persona va a pensar muy diferente una de otra, y por tal motivo la verdad está conformada o es influenciada por las culturas, religiones, grupos sociales, experiencias y pensamientos propios. La verdad es aceptada de acuerdo a las percepciones de la mayoría o de acuerdo a lo que siempre se ha considerado verdadero a través de los años.

Por defender la verdad o por imponer cierta verdad las personas son capaces de crear guerras, desatar genocidios o hasta dar la vida en su nombre. Un ejemplo de esto es el discurso de Sócrates en el momento que fue condenado por haber expresado sus ideas en contra de los dioses ancestrales y por corromper a los jóvenes atenienses.

“Yo no sé, atenienses, la impresión que habrá hecho en vosotros el discurso de mis acusadores. Con respecto a mí, confieso que me he desconocido a mi mismo; tan persuasiva ha sido su manera de decir. Sin embargo, puedo asegurarlo, no han dicho una sola palabra que sea verdad”1

A pesar de que los filósofos atenienses consideraban un arte la retorica, siempre buscaban la verdad en sus discursos y no sacar provecho de estos. Sócrates tenía la oportunidad para poder retractarse, pedir clemencia y buscar el apoyo de sus amigos, sin embargo no lo hizo porque su objetivo era persuadir a jóvenes y viejos, que antes del cuidado del cuerpo y de las riquezas, estaba el cuidado del alma y de su perfeccionamiento.

Para el relativismo la verdad, la virtud y la justicia no son susceptibles de una definición universal: son más bien el resultado de una convención, lo que hace que lo justo en una ciudad pueda no serlo en otra. Sócrates, por el contrario, está convencido de que lo justo ha de ser lo mismo en todas las ciudades, y que su definición ha de valer universalmente.

Otra percepción similar de la verdad es la propuesta por Friedrich Nietzsche la cual afirma que “No existen fenómenos morales, sino sólo una interpretación moral de los fenómenos”2

Nietzsche piensa que las personas naturalmente tienen un impulso de conocer la verdad, y esto se debe a las consecuencias agradables de la verdad, y por lo tanto, el rechazo a la mentira se debe por las malas consecuencias de este. Esto nos demuestra que al hombre no le importa lo más mínimo la verdad, le es indiferente, sólo desea las buenas consecuencias de ella, es decir, aquello que le provoca bienestar, que le hace feliz.

 

 

Naturaleza de la objetividad

La objetividad esta necesariamente acompañada de la realidad y es la herramienta con la cual se puede describir la constitución de un objeto, también se puede utilizar para juzgar y definir la verdad. Actualmente es el punto de vista que se toma desde ninguna perspectiva, es necesario no tomar en cuenta creencias, ideas y conocimientos previos para poder ser objetivos.

Naturalmente se entiende la objetividad de un objeto por su realidad, sin embargo la realidad es influenciada por las percepciones personales, según Ludwig Wittgenstein en su segunda tesis: “Lo que es el caso, el hecho, es el darse efectivo de estados de cosas”3 afirma que no se pueden pensar en los objetos fuera de la posibilidad de su conexión con otros, en otras palabras no podemos pensar en una silla sin imaginarnos a alguien sentado o parado sobre ella, cerca de una mesa o una puerta.

Por otra parte Inmanuel Kant define la objetividad como universal para la humanidad, para él no importan los conocimientos y creencias personales. Por tal motivo las percepciones de la realidad que sólo valen para unos pocos son ilusión. “Entre las cualidades morales, solo es sublime la virtud verdadera”4

 

 

Naturaleza de la realidad

La realidad está conformada por todo lo que existe, esto quiere decir que incluye lo que conocemos y lo que desconocemos, aunque este fuera nuestra capacidad de comprensión. Las ideas, creencias y teorías que se crean en la mente del individuo son también parte de la realidad.

Esto mismo describe Ludwig Wittgenstein en su primera tesis: “1. El mundo es todo lo que es el caso. 1.1 El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas” con la cual afirma que la realidad está compuesta por los sucesos y estos por las cosas.

Wittgenstein en su tercera tesis describe al pensamiento de la siguiente manera: “3. La figura lógica de los hechos es el pensamiento” por lo cual afirma, que lo que es pensable es también posible y por lo tanto forma parte de la realidad.

 

 

Referencias

 

  1. Platón. (393-389 a. C.) Apología de Sócrates
  2. Nietzsche, Friedrich. (1886) Más allá del bien y del mal
  3. Wittgenstein, Ludwig. (1921) Tractatus lógico-philosophicus Alianza Editorial. España. 2009
  4. Kant, Inmanuel. (1764) Observaciones acerca del sentimiento de lo bello y de lo sublime. Alianza Editorial. España. 2008
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Otra resaca más...

... y todo sigue igual

Bolsa de trabajo del Diván del Copy

Agencias que buscan gente, gente que busca gente. Mándenme la oferta a eldivandelcopy@gmail.com

Cuaderno de los Espíritus y de las Pinturas

Radio UNAM presenta: cápsulas radiofónicas de Cultura y Vida Cotidiana por Otto Cázares

El Panóptico

Todo lo sólido se desvanece en el aire...

Editoralia

Para conocer mejor el mundo editorial

M. H. Heels

Persiguiendo maldiciones

A %d blogueros les gusta esto: